Pasar al contenido principal
Recursos educativos

Reciclaje

La basura generada en los hogares

Cada ciudadano español genera, por término medio, unos 600 kg de residuos al año. Los residuos son una fuente más de energía renovable y de materias primas que pueden aprovecharse en la fabricación de otros productos con un adecuado tratamiento.

Estas materias primas obtenidas del reciclaje o reproceso son las llamadas materias primas secundarias. La mayor parte de la basura va a parar a vertederos, y un porcentaje muy pequeño se aprovecha para reciclaje.

¿De qué se compone la basura generada en los hogares?

A la basura producida por los hogares se le denomina «Residuos Sólidos Urbanos» (RSU).

Reciclaje

Materia Orgánica

Se trata básicamente de los alimentos que consumimos en nuestros hogares y se generan aproximadamente 2 Kg por persona. Alrededor del 90% de la basura que se produce en casa proviene del tratamiento de alimentos (restos orgánicos y envases).

La basura orgánica se puede reciclar y utilizar como abono (compost) y también puede ser usado para producir biogás y un abono denominado «digestato».

Plásticos

Los residuos plásticos proceden del petróleo, por lo que no reciclar supone el agotamiento de un recurso no renovable y aumentar las emisiones de CO2.

Los plásticos tardan muchísimo tiempo en degradarse y su reciclaje es complicado ya que deben pasar un arduo proceso de clasificación de los diferentes tipos que los componen en las plantas de reciclaje.

La mayor parte de los residuos plásticos provienen de envases de un único uso y de envoltorios y embalajes.

Papel y Cartón

El papel tiene un proceso de reciclaje muy sencillo y de hecho en España se reciclan 2,5 millones de toneladas de papel, pero, aún deberíamos de reciclar más. El reciclado de papel evita la tala de árboles, disminuye un 86% el consumo de agua y un 65% el de energía. Por cada folio que se recicla, se ahorra el equivalente al funcionamiento, durante una hora, de dos bombillas de bajo consumo de 20 vatios.

Con todas estas razones ¡No tienes excusa para no reciclar!

Hay que tener en cuenta que algunos tipos de papel, como los plastificados, los adhesivos, los encerados, los de fax y autocopiativos no pueden reciclarse, así que debemos no utilizarlos en exceso.

Vidrio

Es reciclable en su totalidad, pero su fabricación requiere grandes inversiones energéticas ya que se elabora a altas temperaturas. Es el mejor envase para contener cualquier bebida o alimento a pesar de estar siendo sustituido por otro tipo de recipientes.

Los envases de vidrio son de más de un sólo uso antes del reciclaje, pero en los últimos años se han empezado a usar los envases de vidrio "no retornables" y no hay una estandarización de botellas para que unos envases sustituyan a otros.

¿Sabías qué?

Por cada botella de cristal que se recicla se ahorra la energía necesaria para tener un televisor encendido durante 3 horas o la energía que necesitan 5 lámparas de bajo consumo de 20W durante 4 horas.

 Latas
Reciclaje

Son envases de un solo uso. Su fabricación supone un gran coste. Con la energía necesaria para fabricar una lata podríamos ver la tele durante  2 horas.
 

Briks
Reciclaje

Son bastante difíciles de reciclar debido a que se fabrican con una mezcla de celulosa, aluminio y plástico, aun así, ha aumentado su uso debido a su poco peso y fácil manejo

 

¿Qué podemos hacer nosotros? Aplicar las 4 «erres»

Reducir

Puedes reducir la basura antes incluso de comprar algo.

Por ejemplo cuando estés en la tienda, tómate el tiempo necesario para pensar en lo que podrás reutilizar o reciclar, y lo que tendrás que tirar a la basura. Reducir significa eso, tirar menos.

Como dicen los entendidos, una de las mejores formas de reducir la cantidad de desechos es dejar de comprar cosas que no necesitamos con urgencia. Esto quiere decir que tenemos que estar atentos cuando entremos en una tienda a comprar.

Reutilizar

Un libro que has acabado de leer, una bolsa de plástico, una tarrina de helado, un juguete viejo, un suéter que se te ha quedado pequeño... No es necesario tirar ninguna de estas cosas. Puedes evitar que vayan a parar a un vertedero volviéndolas a utilizar tú mismo o dándoselas a alguien que pueda reutilizarlas.

Reciclar

Por supuesto que hay cosas que no puedes seguir aprovechando, como latas de aluminio vacías o la guía telefónica del año pasado, pero los materiales de los cuales están hechas estas cosas sí se pueden reutilizar una y otra vez reciclándolos.

En lugar de tirar latas de aluminio, botellas de cristal, papel, cartón, botellas de plástico y otros envases reciclables, puedes depositarlos en contenedores especiales que hay en todos los sitios. Los centros de reciclaje clasifican los materiales y los envían a fábricas que hacen con ellos nuevos productos.

  • Reciclar es transformar en pasta el papel usado y, a partir de esta pasta, fabricar nuevo papel. Pincha aquí si quieres aprender a hacerlo tú mismo en casa.
  • Reciclar es triturar las botellas de cristal usadas y fundirlas para fábricar nuevos artículos de vidrio.
  • Reciclar es fundir las latas de aluminio usadas, formar láminas con el metal fundido y hacer con ellas nuevas latas u otros productos de aluminio.
  • Reciclar es desmenuzar y fundir las botellas de plástico usadas para fabricar moquetas. 
  • En otras palabras reciclar es convertir una cosa vieja en otra nueva. Algo así como conseguir algo gratis.
     

Reflexionar

Es la capacidad del ser humano para anallizar las posibles opciones que tiene a su alcance para poder elegir de forma inteligente. Ésta es la erre más importante porque a poco que reflexionemos nos daremos cuenta enseguida de que no es rentable, razonable, ni responsable seguir despilfarrando sin medida. Lo realmente humano es aprender a reducir, reutilizar y reciclar para contribuir a que la vida del planeta sea más larga y satisfactoria.

Fuente: Ochi Rox

Fuente: RGA Publicidad