Pasar al contenido principal

Pulsa aquí para acceder a la sección Aprende "ConCiencia"

Recursos educativos

Otto Hahn, descubridor de la fisión nuclear del uranio y del torio

Otto Hahn8 de marzo de 1879, Francfort del Meno (Reino de Prusia, Imperio Alemán) – 28 de julio de 1968, Gotinga (Baja Sajonia, República Federal Alemana)

Estudió Química en Marburgo y Múnich y, tras recibir su doctorado en 1901, trabajó en la Universidad de Marburg.

En 1904, se mudó a Londres y, un año más tarde, a Montreal, para finalmente establecerse en Berlín.

Junto con Lise Meitner y Otto von Baeyer desarrolló una técnica para medir los espectros de la desintegración beta de los isótopos radiactivos. El reconocimiento por este logro le aseguró un puesto de profesor en el Instituto de Química Kaiser-Wilhelm de Berlín en 1912.

En 1918, Meitner y él descubrieron el protactinio.

Cuando Lise Meitner huyó de la Alemania nazi en 1938, Hahn continuó el trabajo con Fritz Strassmann en la dilucidación del resultado del bombardeo del uranio con neutrones térmicos. Comunicó sus resultados, el descubrimiento de los elementos bario y kriptón, a Meitner quien, en colaboración con su sobrino, Otto Robert Frisch, los interpretó correctamente como una evidencia de la fisión nuclear.

Una vez que la idea de la fisión fue aceptada, Hahn continuó con sus experimentos y demostró que se liberaban cantidades enormes de energía en la fisión inducida con neutrones y que podría tener un uso para la humanidad.

Al transcurrir la Segunda Guerra Mundial, Otto Hahn estuvo bajo vigilancia por el programa aliado ALSOS ya que se creía que participaba en el proyecto alemán para desarrollar una bomba nuclear aunque su única conexión fue el descubrimiento de la fisión porque nunca trabajó en dicho proyecto.

En 1944, recibió el Premio Nobel de Química por sus trabajos pioneros en el campo de la radiactividad, descubriendo la fisión nuclear del uranio y del torio en 1938, aunque omitiendo la fundamental contribución de su colega, Lise Meitner.

Cuando le fue concedido, era prisionero de los británicos, quienes buscaban información sobre el fallido esfuerzo alemán para desarrollar una bomba atómica. Ante esta situación, le permitieron escribir una carta de aceptación del premio, pero en la que se excusaba por no poder asistir a la entrega.

Después de la guerra, fue muy activo políticamente sobre todo en temas relacionados con la paz mundial y la justicia social y destacó como un firme opositor al uso de armas nucleares.

Hubo propuestas de que los elementos 105 y 108 de la tabla periódica recibiesen el nombre de Hahnium en su honor, pero ninguna fue aprobada y se llamaron Dubnio y Hasio, respectivamente. No obstante, uno de los pocos buques mercantes de propulsión nuclear del mundo fue bautizado con su nombre en su honor.