Ir o contido principal

Celebremos una verde Navidad

22/12/2015 -
Rincón Educativo

navidad sostenibleSe acerca la Navidad, esa época del año entrañable en la que las familias se reúnen en torno a la mesa, se cantan canciones y se hacen regalos.

Pero no podemos olvidar que es, sin duda, el momento más consumista del año. La alegría nos invade, sí, y en muchos casos compramos sin ningún control, sin pararnos a pensar si los productos que adquirimos pueden dañar el medio ambiente.

Desde Rincón Educativo queremos desearte una Feliz Navidad, y  darte unas pautas para que este año celebres con tu familia unas Fiestas diferentes, más ecológicas y sostenibles.

Una decisión importante ¿Cómo compramos el árbol de Navidad, natural o de plástico?

El árbol de plástico generalmente proviene de países lejanos (como China), lo que aumenta las emisiones de CO2 generadas durante su transporte. El abeto natural suele proceder de viveros o bosques cercanos, lo que reduce estas emisiones y además el árbol natural absorbe CO2 durante su crecimiento.

Cuando llega la hora de deshacerse de ambos tipos de árboles navideños, el natural es biodegradable, y puede usarse para realizar compost o producir energía por biomasa, mientras que el árbol artificial contiene derivados del petróleo y, sin un correcto reciclaje, tardaría cientos de años en degradarse.

Una vez que hemos llegado a la conclusión de qué es mejor comprar un abeto natural,  es importante saber qué características debe cumplir para ser aún más sostenible:

  • Es muy importante comprar un árbol con un cepellón de tierra grande y compacta, con mucha raíz y preferiblemente en una maceta, ya que algunos se pueden trasplantar después de la Navidad.
  • No debemos olvidar que es un ser vivo y que necesita agua y luz, por lo que debe colocarse en un lugar bien iluminado, ventilado y lejos de fuentes de calor como chimeneas o radiadores.
  • Debemos informarnos del servicio de recogida que tienen algunos viveros y Ayuntamientos después de Navidad, ya que así nos aseguramos que terminan siendo reciclados o trasplantados. El porcentaje de árboles que sobreviven a la Navidad no llega al 10%, pero deben ser aprovechados. Los que se secan se reciclan para abono.

A la hora de adornarlo, podemos optar por fabricar nuestros propios adornos navideños con materiales reciclados, o incluso con flores secas.

¿Por qué no pruebas a pintar piñas o hacer figuras navideñas con cartón o papel de periódico? Pruébalo y te sorprenderás lo divertido qué pude ser realizar esta actividad en familia.

Se nos olvidaba un punto importante: la iluminación. Piensa en el derroche energético que suponen las luces del árbol. ¿Y si este año no le iluminamos?

Si finalmente enciendes las luces, recuerda hacerlo con bombillas led.

Llega el momento de hacer la compra y preparar la cena

  • No olvides llevar tu propia bolsa al supermercado. Intenta que sea de tela, papel o cualquier otro material biodegradable.
  • Procura no adornar la mesa con productos de usar y tirar, como manteles, servilletas  o vasos de plástico o papel. Pon un mantel de tela y usa la vajilla convencional.
  • Después de la cena recuerda que es mucho más recomendable utilizar el lavavajillas que fregar a mano.

¡Por fin el ansiado momento de los regalos!

Empezaremos por analizar el envoltorio, ¿Has pensado en usar papel de periódico o revistas atrasadas? Si haces una buena selección de las fotos puede que tu regalo sea el más original y divertido.

Aprovecha los lazos y envoltorios de otros regalos para envolverlos ¡Prohibido tirarlos!

Ahora toca saber qué regalamos. Te proponemos algunas ideas sostenibles:

Una bicicleta, un patinete o unos patines son un buen regalo. Su uso es muy saludable y además es el mejor medio de transporte.

Regalar dispositivos tecnológicos está bien, pero tanta tecnología ha aumentado el consumo de electricidad. Piensa en el número de baterías a cargar en casa.

Recuerda que actualmente se pueden encontrar juguetes diseñados para funcionar con energía solar, pero, sobre todo, intenta regalar aquellos que solo necesitan “tu propia energía”