Ir o contido principal
Recursos educativos

Lavavajillas

Lavavajillas
Hoy en día, raro es el hogar que no dispone de un lavavajillas, además se usa prácticamente a diario. Al igual que la lavadora el 90% de su consumo de energía eléctrica es utilizado para calentar el agua.

Afortunadamente se han producido mejoras en la tecnología de estos aparatos, y actualmente existen modelos que seleccionan la temperatura del agua y programas que reutilizan el calor utilizado en el lavado para emplearlo en el secado o aclarado.

Consejos prácticos para reducir el consumo de energía del lavavajillas

  1. Escoge un lavavajillas con etiquetado energético de la clase más eficiente.
  2. Llena el lavavajillas hasta el máximo de su capacidad. ¡No lo enciendas hasta que no esté completamente lleno!
  3. Todos aclaramos los platos en el grifo antes de introducirlos en el lavavajillas pero ¡por favor no lo hagas con agua caliente!
  4. Procura retirar en seco los restos de alimento de la vajilla.
  5. Si tu vajilla no está muy sucia utiliza un programa económico o de baja temperatura.
  6. Realiza un mantenimiento periódico de tu lavavajillas: limpia el filtro y revisa el nivel de carga de la sal y el abrillantador.
  7. Utiliza un lavavajillas con un tamaño adecuado a tus necesidades.