Ir o contido principal
Recursos educativos

En la cocina

En la cocina

 

 

 

 

Ahorrar energía cocinando

La cocina

Existen dos tipos distintos de cocina según el tipo de energía que consumen: de gas y eléctrica.

Dentro de las eléctricas existen los siguientes tipos:

  • Convencional
  • Vitrocerámica
  • Inducción

Las cocinas de inducción son las que utilizan ondas magnéticas para calentar los alimentos, son mucho más eficientes y rápidas que el resto de cocinas eléctricas.

Pero, por lo general, las cocinas de gas son mucho más eficientes que las eléctricas.

El microondas

Más del 50% de los hogares utilizan microondas. No sólo es más rápido que el horno tradicional sino que con su uso se ahorra entre un 60 y un 70% de la energía consumida.

El horno

El horno es uno de los electrodomésticos que más consumo eléctrico realiza en el hogar y, por lo tanto, hay que controlar su uso. Existen de dos clases: de gas y eléctricos, aunque en los hogares el más utilizado es el eléctrico.

Consejos prácticos para ahorrar energía cocinando

En la cocina

  • Para cocinas de tipo eléctrico se deben utilizar «baterías de cocina» y el resto de menaje con fondo grueso difusor, ya que así lograremos una temperatura más homogénea en todo el recipiente. 
  • Siempre que podamos, es mejor usar ollas a presión súper rápidas, casi no tienen pérdidas de vapor, consumen menos energía y además nos ahorran muchísimo tiempo.
  • Es recomendable tapar las ollas durante la cocción, con este sencillo gesto ahorraremos energía.
  • Apaga la cocina eléctrica 5 minutos antes de acabar de cocinar, de esta manera se aprovecha el calor residual y se ahorra energía (en las cocinas de inducción no es posible).
  • Tenemos que aprovechar al máximo la capacidad de nuestro horno, y si es posible cocinar varios alimentos a la vez.
  • No se debe abrir el horno de manera innecesaria, porque haciendo esto se pierde en torno al 20% de energía.
  • Apaga el horno unos minutos antes de terminar de cocinar, de esta forma se aprovecha el calor residual y ahorramos energía.
  • Nunca precalentar el horno más de 1 hora, no es necesario tanto tiempo y además derrochamos energía.
  • Los hornos eléctricos más eficientes son los de convección.

En la cocina