Pasar al contenido principal
Recursos educativos

Thomas Alva Edison

Thomas Alva Edison El estadounidense Thomas Alva Edison nació el 11 de febrero de 1847 en Milan (Ohio), y murió el 18 de octubre de 1931 en West Orange (Nueva Jersey).

Fue uno de los inventores que más contribuyeron a modificar la vida del hombre moderno. Los más de mil inventos que patentó (desarrolló un invento nuevo cada quince días) transformaron de manera drástica las costumbres y los hábitos de consumo de las sociedades industrializadas.

Gran empresario e investigador inquieto e infatigable, trabajó en campos tan distintos como la óptica, la acústica o la electricidad. Su principal virtud fue la capacidad para aplicar los conocimientos técnicos al mundo del consumo, hecho que permitió que sus diseños adquiriesen una gran importancia en la vida de las personas.

La primera patente de Edison fue un instrumento muy simple para el recuento mecánico de votos en 1868. Se podía colocar en la mesa de cada representante y constaba de dos botones, uno para el voto a favor y otro para el voto en contra. Para tramitar la patente, Edison contrató al abogado Carroll D. Wright.

Thomas Alva Edison Pese a que se le atribuye la invención de la lámpara incandescente, en realidad solo fue perfeccionada por él, quien, tras muchos intentos consiguió un filamento que alcanzara la incandescencia sin fundirse. Este filamento no era de metal, sino de bambú carbonatado. El 21 de octubre de 1879, consiguió que su primera bombilla alumbrara durante 48 horas seguidas.

Su fabricación masiva permitió abaratar de una forma considerable la obtención de luz, de manera que hasta la gente con más escasos recursos económicos empezó a gozar de la posibilidad de iluminar sus hogares.

Otro invento muy importante de Edison fue el fonógrafo, un ingenio que permitía grabar y reproducir cualquier tipo de sonido. Este aparato representó un gran avance y fue el precedente del gramófono y los tocadiscos.

Thomas Alva Edison Los aportes de Edison al mundo del cine también fueron muy relevantes. En 1889 comercializó la película en celuloide en formato de 35 mm, aunque no la pudo patentar porque ya lo había hecho George Eastman. En cambio, sí pudo patentar las perforaciones laterales que tiene este tipo de película. Edison sustituyó la rígida pieza de cristal clásica de la película Eastman por una película flexible, sobre cuyos bordes aplicó unas perforaciones que permitían que varias ruedas dentadas la hiciesen girar a suficiente velocidad para hacer imperceptibles las discontinuidades entre fotografías.

Creó también una película sonora experimental en la que la imagen estaba coordinada con el sonido de un disco fonográfico.

Tan importante como sus inventos fue la actitud de Edison frente a la invención tecnológica, lo que le llevó a crear, en 1876, el primer laboratorio de investigaciones industriales, precursor de los modernos centros de experimentación tecnológica, organizados en torno a equipos de científicos, técnicos y especialistas.