Pasar al contenido principal
Recursos educativos

¿Sabías que el propóleo puede ser utilizado como radioprotector?

Un equipo de expertos de la UPV y el Hospital de la Fe de Valencia realizó un estudio sobre el efecto radioprotector del propóleo frente a las radiaciones ionizantes.

El propóleos es una sustancia natural recogida de las yemas y cortezas de los árboles por las abejas para construir sus colmenas. Tiene un extraordinario interés para la medicina e industria farmacéutica, y se le atribuyen diversos efectos beneficiosos para la salud. De entre las muchas propiedades del EEP (extracto etanólico de propóleos) destaca su poder antioxidante.

La colaboración entre los investigadores y médicos de la UPV y La Fe en este campo se remonta al año 2001. Entre los principales hitos, cabe destacar que este grupo multidisciplinar de investigadores valencianos fue el primero en analizar el efecto radioprotector del propóleos utilizando cultivos de células humanas. De sus trabajos, concluyeron que el rango de concentraciones donde se observó el efecto radioprotector del propóleos es de 120 mg/mL hasta 2000 mg/mL (la concentración mayor empleada). Es en este rango donde la aplicación del propóleos puede suponer esa reducción del 50% del daño a los cromosomas.

Para sus trabajos, los investigadores obtuvieron un extracto etanólico de propóleos (EEP) e irradiaron muestras de sangre periférica con distintas condiciones, a distintas dosis de radiación en ausencia y presencia de EEP y a una misma dosis de radiación, en presencia de EEP a distintas concentraciones. Para la evaluación se analizaron, utilizando técnicas citogenéticas, las alteraciones cromosómicas presentes en linfocitos en primera división mitótica.

 propóleo

“Los resultados obtenidos muestran una disminución del número de alteraciones totales tanto cuando irradiamos a una dosis y distintas concentraciones de propóleos, obteniendo esa protección frente al daño radioinducido de hasta un 50%”, indicó Alegría Montoro, investigadora de La Fe que realizó su tesis hace dos años en la UPV, codirigida por el catedrático de la Politécnica, Gumersindo Verdú.

Hasta ahora, los estudios se han centrado en conocer los rangos en los que la aplicación de propóleos tiene un efecto radioprotector (protege de las radiaciones ionizantes y a la vez no es tóxica). Ahora, el trabajo de los investigadores valencianos se centra en conocer en qué rango de concentraciones el propóleos puede tener un efecto tóxico en células no irradiadas.

Para ello, están utilizando una serie de biomarcadores genéticos relacionados con la división celular, tales como el índice mitótico, el índice de proliferación celular e intercambio de cromátidas hermanas (SCE).