Pasar al contenido principal
Recursos educativos

Qué es y para qué se utiliza la energía minihidráulica

Qué es y para qué se utiliza la energía minihidráulica

Como dice la Carta del Agua del Consejo de Europa, sin agua no es posible la vida. Este recurso es de tal importancia que cualquier actividad humana (industrial, ganadera, agrícola o de servicios) está condicionada por la necesaria disponibilidad del preciado líquido.

Cerca del 97% del agua de la Tierra se halla en los mares y océanos; el resto, el 2%, corresponde a los casquetes polares helados. En consecuencia, la vida humana depende de la minúscula cantidad de agua restante (1%) que hay en el subsuelo, ríos y lagos continentales.

Estos volúmenes son constante y perpetuamente renovados por el ciclo hidrológico, proceso regido por la radiación solar, que actúa como motor y que tiene como soporte la atmósfera. El agua se está evaporando constantemente hacia la atmósfera para volver, sólo una parte, a la Tierra en forma de lluvia, nieve, granizo, rocío o escarcha.

Se estima que la cantidad de agua que se evapora anualmente hacia la atmósfera es de unos 500.000 km3, cantidad que vuelve a caer en forma de precipitación.

Una gran parte (casi dos tercios) se evapora o es absorbida por las plantas, que la utilizan en sus procesos biológicos. Por lo tanto, tan sólo un 10% de la precipitación total cae sobre la superficie continental.

La lluvia no es homogénea en el planeta, existen zonas donde no llueve casi nunca (los grandes desiertos) y, en otras, los ríos son tan caudalosos que gran parte de su aportación acaba en el mar. Por otra parte, además de esta irregularidad espacial, se superpone la irregularidad temporal; España es un ejemplo: existen regiones donde se producen sequías anuales prolongadas que terminan con intensas lluvias, produciendo las peligrosas y devastadoras riadas.

Del total disponible de escorrentía, en estos momentos, se aprovecha solamente el 6%, del cual casi el 70% se utiliza para la agricultura. El otro 30% se utiliza para el abastecimiento de agua a la población y a la industria.

La dotación de consumo en abastecimiento es variable, pues depende del nivel de vida de la población suministrada. En EE.UU., la dotación media es de unos 450 l/hab./día y, en España, está alrededor de 300 l/hab./día.

De esta dotación, la cantidad de agua necesaria para mantener las funciones básicas del cuerpo humano es sorprendentemente pequeña, ya que sólo alcanza unos 2 litros/día. El resto corresponde a consumos industriales (70%) y, el volumen restante, a consumos domésticos, en los que una gran parte (40%) se consume por el inodoro, y otra, en el lavabo y baño (35%).