Pasar al contenido principal
Recursos educativos

Las reservas de petróleo en el mundo

Las reservas de petróleo en el mundo

Se ha encontrado petróleo en todos los continentes del planeta, excepto en la Antártida. Ahora bien, la distribución mundial de los yacimientos no es uniforme, sino que se concentra en seis grandes zonas petrolíferas, algunas de las cuales se encuentran en el mar (datos 2003):

  • La de América del Norte, que incluye los Estados Unidos, Canadá y Méjico (5,5%);
  • La de América Central y del Sur, con Venezuela, Argentina, Brasil y Ecuador como principales países productores (8,9%);
  • La de África, con Libia, Argelia, Angola, Gabón, Nigeria y Egipto, principalmente) (8,9%);
  • La de Europa y Eurasia, con Gran Bretaña, Noruega, Azerbaiyan, Kazajistán y Rusia como grandes productores (9,2%); 
  • La del resto de Asia y Oceanía, entre las que destacan Australia, China, India, Indonesia, Malasia y Vietnam (4,2%);
  • Oriente Medio, con Irán, Irak, Kuwait, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, fundamentalmente (63,3%).

De la misma manera, hay inmensas zonas de origen sedimentario en las que se supone que puede haber grandes yacimientos todavía por explotar como, por ejemplo, en el Ártico, Alaska, Canadá, Groenlandia o Siberia. Se ha calculado que las reservas totales de petróleo en el planeta suman unos 156.700 millones de tep (tonelada equivalente de petróleo), una quinta parte de las cuales, son actualmente rentables para las técnicas modernas de extracción. De acuerdo con estos datos, si la humanidad consume petróleo al mismo ritmo que hasta ahora lo ha hecho, y no se descubrieran más yacimientos, se prevé que los recursos petrolíferos se agoten en unos 40 años.

Hay expertos que opinan que, por contra, hay tanto petróleo por descubrir, como todo el que se ha encontrado y consumido hasta ahora. Su argumento principal es que todavía quedan numerosas cuencas sedimentarias por explorar, en las que podría haber unos recursos potenciales de 300 Gt de hidrocarburos. Si bien con la tecnología actual, una gran parte de estos yacimientos tendría unos costes de explotación que no los haría rentables. Se están haciendo grandes progresos en las tecnologías de prospección y explotación que mejorarán la rentabilidad de los nuevos yacimientos.