Pasar al contenido principal
Recursos educativos

Iluminación

Tipos de iluminación en el hogar

La luz eléctrica es una de las necesidades energéticas más importantes del hogar y representa el 18% del consumo de energía en este ámbito.

Existen diferentes tipos de luminarias: halógenas, incandescentes,fluorescentes y de bajo consumo.

  • Las bombillas incandescentes, es decir, las tradicionales, son muy poco eficientes, ya que sólo destinan a la iluminación el 5% de la energía eléctrica que consumen, y el 95% se transforma en calor. 
  • Las bombillas halógenas, en cuánto a consumo son muy similares a las incandescentes, si bien tienen mayor calidad y duración.
  •  Los fluorescentes poseen mayor eficiencia que las anteriores, ya que su duración es 10 veces mayor y su consumo un 80% menor.
  •  Las bombillas de bajo consumo, tienen un precio más elevado que las bombillas incandescentes, si bien su consumo se sitúa en el 25% de una bombilla tradicional y su duración es 10 veces mayor, siendo el nivel de iluminación semejante.

 La eficacia lumínica de una lámpara es la cantidad de luz emitida por vatio consumido (que es la unidad de potencia eléctrica consumida)

La unidad de medida de la eficacia lumínica es el lumen por vatio y a través de esta unidad podemos comparar la eficiencia de unas bombillas respecto a otras
 

¡Utiliza bombillas de bajo consumo y ahorrarás en tu factura de la luz, además te durarán mucho más tiempo y te proporcionarán el mismo nivel de iluminación!

Iluminación

 

 

 

 

Decálogo de consejos prácticos para ahorrar energía en iluminación
 

  1. Debemos aprovechar siempre que sea posible la luz natural y prescindir de la luz eléctrica.
  2. Si pintamos las paredes de nuestra casa en tonos claros se aprovechará más la luz natural y podremos reducir el uso de luz artificial.
  3. Se deben reducir las luces que sirvan únicamente como elemento decorativo (Ej:leds de jardín).
  4. Nunca se deben de dejar encendidas las luces de las habitaciones en las que no nos encontremos en ese momento.
  5. Si mantenemos limpias las lámparas la luminosidad será mayor sin necesidad de aumentar la potencia.
  6. Sustituye las bombillas tradicionales, es decir incandescentes, por bombillas de bajo consumo.
  7. Es aconsejable utilizar reguladores de intensidad luminosa de tipo electrónico (pero no de reóstato) para ahorrar energía.
  8. En los lugares donde se necesite luz durante muchas horas es aconsejable el uso de tubos fluorescentes.
  9. En algunos lugares de la casa, en los que se permanezca poco tiempo, por ejemplo garajes, conviene el uso de sensores de presencia que encenderán y apagarán la luz de manera automática.
  10. Se recomienda una iluminación local para determinadas tareas, como estudiar o coser, en lugar de tener toda la estancia iluminada.

¿Sabías qué?

Las bombillas de bajo consumo son algo más caras que las bombillas incandescentes pero su amortización es muy rápida, ya que su vida útil se estima entre 8.000 y 10.000 horas