Pasar al contenido principal
Recursos educativos

Frigorífico

El frigorífico es el electrodoméstico de mayor consumo energético en los hogares, a pesar de que su potencia no sea demasiado excesiva unos 200 W, su utilización ininterrumpida hace que sea el aparato eléctrico que más energía consume en la vivienda.

Si realizamos un consumo eficiente y responsable de la energía podremos reducir este consumo, lo que repercutirá en nuestro bolsillo y en el medio ambiente.

Decálogo de consejos prácticos para usar eficientemente el frigorífico

  1. Te recomendamos que compres un frigorífico de la clase A+++ (la más eficiente), de esta manera ahorrarás energía y además lo notarás cuando recibas tu factura de la luz.
  2. Nunca sitúes el frigorífico próximo a fuentes que emitan calor (Ej. Horno) ya que pierde su capacidad de refrigeración.
  3. ¡No compres un frigorífico de un tamaño demasiado grande si no lo necesitas!
  4. Debes comprobar que las gomas de la puerta están en buen estado y cierran correctamente, con esto evitaremos las pérdidas de frío.
  5. Se recomienda limpiar al menos una vez al año la parte posterior de la nevera.
  6. Después de calentar un alimento no lo introduzcas inmediatamente en el frigorífico, espera a que se enfríe antes de meterlo en la nevera.
  7. Cuando tengas que descongelar un alimento,no lo dejes fuera, déjalo en el compartimento de los refrigerados, de esta manera estarás añadiendo un extra de frío.
  8. La temperatura ideal es de 6ºC para el compartimento de refrigeración y -18ºC para el congelador.
  9. Se debe abrir la puerta el menor número de veces posible y cuando se abra se debe cerrar rápidamente, si dejas la puerta abierta durante mucho tiempo estás haciendo un gran derroche de energía.
  10. Debes descongelar el frigorífico cuando tenga una capa de hielo que supere los 3mm de espesor, con este sencillo gesto ahorrarás casí un 30% de energía.

¿Sabías qué?

Con un uso responsable del frigorífico podemos ahorrar hasta 60 euros al año en la factura de la luz.

Frigorífico