Pasar al contenido principal
Recursos educativos

Descubre qué es el radón y como nos afecta

¿Qué es el radón?

El radón es un gas incoloro, inodoro e insípido que procede del uranio que tienen las rocas de la corteza terrestre. Al emanar del subsuelo, el radón se acumula en el interior de lugares cerrados, como son las viviendas y los lugares de trabajo. Hay tres tipos de isótopos de radón, 222, 220 y 219, que dependen del isótopo de uranio que es la cabeza de la serie radiactiva. Aproximadamente el 80% de todo el radón que existe en el ambiente es 222, el más relevante desde el punto de vista epidemiológico.

El radón 222 tiene una vida media de 3,8 días y debido a esto, constituye un riesgo en sí mismo al ser inhalado. El problema viene dado por sus descendientes, el polonio 218, y el polonio 214, que tienen una vida media más corta pero que se vincula a partículas que al ser inhaladas quedan retenidas en diferentes tramos del aparato respiratorio. Estos descendientes emiten radiación alfa. La radiación alfa impacta en las células del epitelio pulmonar, produciendo alteraciones moleculares y finalmente cáncer de pulmón.

El radón es la principal fuente de exposición natural a radiación. 

¿Cuáles son las zonas de mayor riesgo en España?

Las zonas de mayor concentración de este gas en España están en Galicia, sobre todo las provincias de Ourense y Pontevedra, también un área de Castilla y León, Extremadura, Comunidad de Madrid, y ciertas zonas de Castilla la Mancha. En León, la mayor concentración de este gas está en el Bierzo y Maragatería, según el Consejo de Seguridad Nuclear. 

¿Cómo entra el radón en nuestras casas?

La concentración medida en un domicilio tiene leves altibajos, incluso estacionales (más en invierno que en verano), y persistirá durante la existencia de la casa en cuestión, siempre que no se modifiquen las características estructurales de dicha vivienda. El material con el que está hecha la casa, si es piedra, por ejemplo, sólo contribuye, como mucho, al 15 o 20% del total de la concentración de radón en el domicilio, por lo que es el subsuelo el responsable de la mayor cantidad de gas introducido en el hogar