Pasar al contenido principal
Recursos educativos

Aplicaciones de la energía solar térmica

Aplicaciones de la energía solar térmica

Calefacción

La calefacción de un local se puede hacer mediante la introducción de aire caliente en su interior o bien mediante elementos calefactores, por dentro de los cuales circula agua caliente. El aprovechamiento de la radiación solar para la calefacción de locales presenta la misma división: se pueden usar captadores de aire o captadores de agua.

En este último caso, no es adecuado utilizar radiadores convencionales, ya que necesitan agua a 80-90 ºC, mientras que los captadores solares planos trabajan en un rendimiento aceptable, dando agua a 50 ºC. Entonces, hay que utilizar otros sistemas de calefacción como:

  •  Suelo radiante (circulación de agua por unas tuberías situadas bajo el pavimento de los locales).
  •  Radiadores sobredimensionados (superficie del radiador mucho más grande que los convencionales, para poder ceder el mismo calor con caudal de agua a una temperatura inferior).
  •  Fan-coils o convectores (grupo de tubos por donde circula el agua y que está atravesado por una corriente de aire que se calienta y que se distribuye por el ambiente).

Calentamiento de piscinas

El consumo de energías convencionales para el calentamiento de piscinas está permitido por ley sólo cuando están situadas en locales cerrados. Para piscinas al aire libre, la energía solar térmica es la opción más adecuada.

Se pueden usar sistemas de circuito cerrado (cuando se combina la generación de agua caliente sanitaria o calefacción con captadores solares planos), o circuito abierto (para usos sólo en época estival, se pueden usar captadores de caucho o plástico, más económicos que los planos).