Pasar al contenido principal

El hospital universitario aspira a ser referente en terapias de Radiocirugía

24/07/2018 -
Diario de Sevilla

El acelerador permite técnicas que hoy sólo se aplican en hospitales de Granada y Málaga

Con la incorporación del nuevo acelerador, la Unidad de Oncología Radioterápica y Radiofísica del Macarena aspira a convertirse en centro de referencia para Andalucía Occidental en Radiocirugía, tratamientos basados en radiación focalizada, con una precisión submilimétrica, en dosis muy altas que requieren de una única sesión o de pocas sesiones.

Las prestaciones que incorpora el nuevo equipamiento permiten a los especialistas realizar estas intervenciones que, hasta la fecha, sólo se realizan en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada y en el Regional de Málaga, en el ámbito andaluz. La Radiocirugía está indicada para tumores cerebrales de pequeño tamaño, meningiomas o metástasis cerebrales limitadas; y para el abordaje de lesiones benignas, y patología nerviosa funcional. Se trata de técnicas muy complejas. Los pacientes del Macarena que precisan de Radiocirugía son derivados en la actualidad al Hospital Virgen de las Nieves. Cuando el Macarena incorpore estas técnicas asumirá a estos pacientes así como al resto de casos de Andalucía Occidental.

El nuevo acelerador del Macarena mejora la supervivencia al cáncer

Otra de las técnicas nuevas que se incorporarán es la radioterapia SBRT. Consiste en aplicar altas dosis de radiación en pocas sesiones, e incluso en una única sesión, para destruir las células tumorales con pocos efectos secundarios en los tejidos sanos. La SBRT beneficia a pacientes con cáncer de pulmón no microcítico estadio 1, que no pueden someterse a cirugía; y en pacientes con enfermedad oligometástica en pulmón, hígado y columna. Los buenos resultados de esta técnica han promovido la investigación de su eficacia en otras localizaciones como el cáncer de próstata, cuello de útero, cabeza y cuello.

"El TAC en cuatro dimensiones permite controlar el movimiento respiratorio. En los casos de cáncer de pulmón, tenemos que tener en cuenta que los pulmones se mueven al respirar; de modo que el tumor también se mueve", explica la doctora Bayo. Este movimiento hacia arriba y hacia abajo de unos tres centímetros condiciona la radioterapia sobre los pulmones. En las técnicas convencionales se aplica la radiación en un segmento, de modo que se trata el tumor pero también se afecta a tejido sano. Al controlar el ritmo respiratorio, el nuevo acelerador permite tratar con más dosis el tumor sin afectar al tejido sano.

Los especialistas estudian el ciclo de respiración del enfermo y eligen el intervalo más estable para aplicar la radioterapia. Si el ciclo cambia por alguna razón durante el tratamiento, la máquina es capaz de detectarlo y el haz de radiación se detiene.