Pasar al contenido principal

Rodrigo Villamizar-Alvargonzález

Rodrigo Villamizar-Alvargonzález

Experto en seguridad energética y competitividad económica. Instituto Estudios Bursátiles – Univ. de San Diego.

Es un connotado experto internacional en seguridad energética y competitividad económica. Se ha desempeñado como Ministro de Energía de Colombia y Embajador en el Japón. Ha trabajado como consultor económico con el Banco Mundial y asesora a clientes tales como Agbar, Fersa y Rasky Baerlein. Es profesor regular en la Universidad de San Diego y en el Instituto de Estudios Bursátiles, y colabora habitualmente en varios destacados diarios y semanarios de economía, incluyendo ExpansiónVanguardia, Heraldo de Aragón e Inter-American Dialogue. Autor de varios libros sobre tecnología y competitividad, el más reciente Transmutación Competitiva.

En el pasado, como Ministro de Energía y Minas, sacudió a los letárgicos mercados de energía del país dándole vuelta con nuevas y prácticas regulaciones mientras propuso nuevos esquemas para explotar el petróleo, el gas y la minería a los capitales extranjeros y domésticos mediante el otorgamiento de concesiones. Fue pionero en el establecimiento del mercado de Bolsa Energética (Electricity Pool) y lideró la más grande privatización de activos de energía en la historia de Colombia (1996-1998). La actual Ley de Electricidad y el Código de Minería que elaboró proporcionaron un minucioso y nuevo instrumento para evitar el crónico déficit de electricidad y preparar el terreno para un aumento drástico en las exportaciones minero-energéticas, que hoy representan aproximadamente el 45 por ciento de todos los ingresos en divisas extranjeras en Colombia.

Su trabajo reciente se ha enfocado en asuntos relacionados con la gestión de la competitividad y la tecnología de la energía eficiente. Ha aconsejado gobiernos extranjeros y locales, asociaciones industriales del sector y clientes del sector privado en algunas de los asuntos más urgentes y críticos en el campo de la estrategia energética, incluyendo evaluaciones geopolíticas, estrategias de gestión económica e identificación de crisis y resolución de conflictos puntuales. Lanzó el Centro Borametz para la Competitividad y su comité de expertos en 2008 desde Madrid; a través de él trabaja con clientes para ofrecer una amplia gama de actividades de investigación y estrategias de innovación para lograr que las compañías alcancen su máximo nivel de desempeño competitivo sostenible. Conferencista frecuente para grupos empresariales y profesor visitante en varias universidades en Estados Unidos y España.

Su último libro, Transmutación Competitiva —escrito con su hijo, Mauricio Villamizar Villegas, especializado en economía matemática y teoría de juegos–, analiza los elementos críticos en los logros de la competitividad de las empresas, países y ciudades. Su filosofía conceptual sobre la competitividad se resume en un nuevo índice fruto del Método de Competitividad Borametz, que aplica a cualquier tipo de organización, grande o pequeña. RVA ofrece en sus asesorías no solo su particular visión y futuro sobre el comportamiento de la economía, de la energía y la tecnología sino que utiliza técnicas y modelos cuantitativos (econométricos) para estimar el valor estratégico de la competitividad. En la década de 1990 fue uno de los primeros escépticos en cuanto a que las exportaciones y las ventas fueran las fuerzas que condujeron al éxito a las economías de los Tigres del Sudeste Asiático; en su muy difundido libro, Zenshin, formuló la hipótesis de que la infraestructura, la tecnología y la innovación se entrelazaban de forma misteriosa pero discernible para producir progreso y desarrollo. En Transmutación Competitiva devela con un novedoso método como se da ese proceso y como cuantificarlo con precisión.

Economista formado en la Universidad de Texas que empezó su carrera en el Senado del Estado de Texas como investigador económico del efecto de su legislación. Mientras realizaba sus estudios de doctorado llevó a cabo análisis de impacto legislativo y económico, sobre el super-puerto de Galveston y dirigió la Tabla Insumo-Producto de Texas para los comités presididos por los senadores Babe Schwartz y Bárbara Jordan y para el gobernador de Texas, John Connally. Terminados sus estudios trabajó en la Comisión de Servicios Públicos de Texas, donde dirigió la División de Investigación y Desarrollo y su trabajo sobre valoración y cuantificación de impactos de la energía y la demanda. Luego pasó a trabajar en el Banco Mundial como consultor en modelos de desarrollo de economía urbana, antes de vincularse a la rama ejecutiva de Colombia, como subdirector del Departamento Nacional de Planeación, presidente del Banco Industrial Estatal (IFI), director de la Cámara Petrolera de Comercio, Embajador en Japón y Ministro de Energía.

Colaborador habitual de ADEA, Heraldode Aragón, Anales, ENOVA, Economía Exterior e Intereconomía en España; Portafolio en Colombia; y Inter-American Dialogue e Iniciativa Latinoamericana en los EE.UU. También escribe una columna de energía para los periódicos españoles Expansión y La Vanguardia, donde ofrece comentarios sobre temas relacionados con desarrollos geopolíticos en el sector energético, críticas a las más recientes políticas de energía y el desarrollo, y análisis de los precios de la energía mundial y los mercados energéticos. Su más persistente mensaje es que los negocios y las empresas requieren 'diversificar' su portafolio energético, obtener más "orden" (mayor densidad de energía) a partir del desorden (entropía) que inunda los desarrollos energéticos con tecnología apropiada. "Así fue como migramos de la máquina de vapor y el telégrafo al jet, al Pentium 4, al frappuccino y al iPad… Así deben concebir las empresas (especialmente las energéticas) su búsqueda de competitividad: escalando a estadios más eficientes".