Skip to main content

Descubierto un nuevo efecto cuántico de la interacción entre la luz y la materia

06/06/2016 -
Agencia SINC

 

Cuando se iluminan con luz polarizada circularmente los semimetales de Weyl y de Dirac, dos análogos en 3D del grafeno, los electrones de su superficie rotan de forma sincronizada con la radiación. Así lo revela un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, cuyos resultados podrían ayudar a diseñar nuevos dispositivos electrónicos y luminosos.

Un estudio realizado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y publicado enPhysical Review Letters revela un nuevo efecto cuántico que se produce cuando interactúan la luz y la materia.

Se trata de un fenómeno que se produe en los semimetales de Weyl y de Dirac (análogos tridimensionales del grafeno), y que podría ayudar en el diseño de nuevos aparatos de alta frecuencia que interconecten dispositivos electrónicos con otros luminosos.

Los electrones de la superficie del material rotan sincronizados con la radiación luminosa circularmente polarizada que recibe

“Hemos visto que cuando el material se ilumina con luz circularmente polarizada los electrones presentes en la superficie rotan de forma sincronizada con la radiación. Este efecto es una nueva manifestación de la mecánica cuántica a nivel macroscópico”, explica el investigador del CSIC Rafael Molina, del Instituto de Estructura de la Materia.

El fenómeno descrito consiste en una corriente rotatoria mantenida con una orientación determinada en la superficie del material, en la que el número de electrones que contribuyen a esa corriente crece en función del tamaño del área expuesta a la radiación. De forma similar a lo que ocurre en un material superconductor, la corriente no se disipa. Además, es inmune a los defectos en la composición y la estructura del material.

“La cantidad de información por unidad de tiempo que pueda transportar una corriente depende justamente de la frecuencia a la que actúe. Hay un gran interés, por tanto, en incrementar la frecuencia a la que pueden funcionar los aparatos electrónicos que actualmente está bastante lejos de las frecuencias típicas de la luz", apunta el investigador.

"Este tipo de efecto podría ser muy útil para nuevos dispositivos que pudieran funcionar a mayor frecuencia; y también para aparatos que hicieran de interconexión entre dispositivos electrónicos y dispositivos luminosos”, concluye Molina.