Vés al contingut

Aprende ConConciencia - Magia

Recursos educativos

1 de agosto de 1774, el polímata Joseph Priestley descubre el “aire desflogisticado”

Experimento de Joseph PriestleyJoseph Priestley (1732-1804) fue un científico, teólogo, clérigo disidente, filósofo, educador y teórico político que publicó más de 150 obras y que esta fecha dentificó un gas al que denominó en un primer momento “aire deflogisticado” que, en contacto con él, las velas ardían y brillaban más. Priestley creía que se trataba de aire al que se había retirado el flogisto.

El descubrimiento de este gas también se atribuyó al químico Carl Wilhelm Scheele al cual lo llamó “aire ígeno” y al químico, biólogo y economista Antoine-Laurent de Lavoisier que lo denominó “oxígeno” y refutó la teoría del flogisto en el siglo XVIII.

Lavoisier, conocido por sus estudios sobre la oxidación de los cuerpos o la ley de conservación de la masa, demostró que la combustión era fruto de una reacción química relativamente rápida y de carácter exotérmico. Los estudios de Lavoisier relevaron la teoría del flogisto a un lugar obsoleto dentro del mundo de la ciencia. 

De cualquier manera, Priestley fue uno de los primeros científicos en aislar el oxígeno en forma gaseosa y el primero en reconocer su papel fundamental para los organismos vivos.

¿Qué es el flogisto?

El flogisto es la teoría científica de 1667, ya refutada, que buscaba dar una explicación al proceso de combustión y que fue postulada por el médico y alquimista/químico George Ernst Sthal a principios del siglo XVIII, basándose en los trabajos previos de su mentor Johann J. Becher.

Stahl suponía que el calor puede presentarse de dos formas distintas: libre y en combinación. Esta segunda forma es a la que él se refería como flogisto, que significa ‘inflamable’ en griego, y que es inherente a todos los cuerpos combustibles y, por lo tanto, la combustión sería el paso de esta forma de fuego combinado a la forma libre, donde se podría apreciar con los sentidos. Los restos resultantes son incapaces de volver a arder porque ya habrían gastado todo el flogisto del cuerpo. Por ejemplo, Stahl creía que el metal estaba compuesto de flogisto y cal y al provocar la combustión solo quedaba la cal; pero si se le añadía una sustancia que fuera rica en flogisto (como el carbón) se podía volver al estado original.